viernes, 26 de septiembre de 2008

No todo en esta vida es trabajar... buenísimo

Siempre me han dicho que cada 30 minutos currando delante del ordenador, es bueno hacer una pausa y despejarse.
Cuando necesitéis relajaros y olvidar los problemas, o cuando no entendáis lo que un cliente os quiere decir o, más problable aún, cuando le estéis contando algo simple y lógico a un cliente y este os mire con cara de sepia, os sugiero que no os hagáis mala sangre, cojáis un portátil, la wi-fi y sigáis este vínculo...
...y perdí mi presencia de espíritu...

Gracias, Josep por esta aportación ;-).